viernes, 17 de noviembre de 2017

ASCENSIÓN A LA SIERRA DOROTEA (600 m)

Click here to read the English version


El esquema de trabajo que seguimos en AWASI Patagonia es de 11 x 4, es decir, trabajamos 11 días seguidos y luego tenemos 4 días libres. Es lo que aquí se llama estar de rol. Y cuando se está de rol hay dos opciones: quedarse en el campamento de AWASI o bajar a Puerto Natales. En el primer rol que tuvimos Marina se quedó trabajando, es lo que tiene ser la jefa, y yo decidí quedarme en el campamento. 



Pero en nuestro segundo rol, esta vez Marina también lo disfrutó después de trabajar casi 30 días seguidos, bajamos hasta Puerto Natales, la segundo ciudad en importancia y población de la Patagonia Chilena.

En Puerto Natales teníamos, en realidad, un montón de cosas que hacer pero cuatro días dan para mucho. 



Así que además de entrar en contacto con el famoso viento patagónico ascendimos hasta la cima de la Sierra Dorotea. 

Mirando hacia el norte desde Puerto Natales se ve una sierra un poco como la de Collserola en Barcelona. El pico más alto se eleva 600 m. De tanto verla que empezamos a pensar en subir y mirar el paisaje desde la cima.



Cuando se buscan actividades para hacer en Puerto Natales siempre se encuentra lo mismo: la cueva del Milodón, que ya veremos si vamos o no, o un montón de cosas relacionadas con el parque de las Torres del Paine. Al final, bien escondidito, encontramos el nombre de la Sierra, Dorotea, y vimos que era posible subir.



Salimos de Puerto Natales y caminamos por la carretera de Punta Arenas durante 5 km, hasta llegar a la portería de acceso, que es una casa privada. Habíamos leído que los dueños de la casa cobran 5 Lucas (5 mil pesos chilenos) por persona por cruzar sus propiedades para subir al cerro, pero cuando llegamos nosotros no había nadie.



Empezamos a subir y al poco rato nos cruzamos con una pareja que bajaba. Lo primero que nos dijeron: “Ui cabros, les queda harto para llegar”. En lugar de responder con un simpatiquísimo “y a ti quién te ha preguntado, weona culeada” sonreímos y nos hicimos pasar por extranjeros, que en el fondo lo somos.

El camino de ascenso es bien bonito, subiendo por terrenos de arbustos nativos y flores silvestres hasta un bosque de lengas cerca de la cima.



Una vez llegamos a la cima pudimos disfrutar de una impresionante panorámica del Fiordo de Última Esperanza, el Golfo del Almirante Montt y, por supuesto, la ciudad de Puerto Natales. Caminamos por la cresta de la sierra hasta que el viento se hizo tan fuerte que tuvimos que agarrarnos de las manos y caminar bien pegados al suelo para que no nos tirase. Nunca habíamos estado caminando en medio de una ventolera tan fuerte; incluso pasamos un poco de miedo y todo.



A la vuelta cruzamos la granja ye esta vez sí que estaban los dueños, que nos interceptaron y llevaron hasta la casa para que pagásemos el derecho de paso; todo muy medieval. En el fondo fueron generosos, como estábamos ya volviendo y no nos hicieron la presentación de la excursión ni nos ofrecieron té y galletas pues nos cobraron sólo por una persona. También nos dieron el folleto explicativo de la excursión donde, entre otras cosas, especifican que la flora local son: árboles, arbustos y flores. Y se quedan tan tranquilos.

Volvimos a Puerto Natales haciendo dedo, como le llaman aquí al autostop, porque los 5 km de carretera en el fondo son aburridos. Nos recogió a los 2 minutos la señora Paula, que volvía de Argentina, y nos dejó en el centro de Puerto Natales.



Antes de volver al hostal donde nos alojamos fuimos al Dulce Patagonia con la intención de tomar un poco de brownie. Acabamos tomando bolas de helado, nata montada, chips de chocolate, brownie, chocolate deshecho, dulce de leche e incluso bombones. ¡Qué rico!

KOOCH Y LA CREACIÓN DE LA PATAGONIA (mito Tehuelche)

Hace muchísimo tiempo no había ni tierra, ni mar, ni sol, ni luna… sólo la eterna oscuridad de las tinieblas. Y ahí era donde vivía Kooch, que siempre se había bastado a sí mismo. Un día se sintió muy sólo y triste por lo que empezó a llorar profusamente. Derramó tantas lágrimas durante tanto tiempo que con su llanto se formó el inmenso océano donde la vista se pierde. Cuando ya no le quedaban lágrimas, vio el mar que había creado y suspiró, creando el primer viento, Xóshem, que sopla constante desde entonces. El viento debilitó las tinieblas y Kooch hizo un gesto con la mano que generó una chispa, que se convirtió en Xáleshen, el Sol, que se elevó sobre el mar y creó la claridad. El Sol, el océano y el viento crearon las nubes, que se pusieron a vagar, incansables, por el cielo. Entonces Kooch se dedicó a su obra maestra: hizo surgir del agua una gran isla en la que puso a los animales, pájaros, insectos y peces. El Sol iluminaba y calentaba la tierra, las nubes la regaban con agua y el viento ayudaba a a las plantas a crecer. Kooch, satisfecho, se alejó caminando sobre el mar, a cuyo paso surgió otra tierra. La vida transcurría pacíficamente en la isla hasta el nacimiento de los gigantes, los hijos de Tons, la oscuridad. Un gigante llamado Noshtex raptó a la nube Teo y la encerró en la oscuridad de su caverna. El resto de nubes empezaron a buscar a Teo y, al no encontrarla, se enfadaron y generaron tormentas que desolaron la tierra. Pasados tres días y tres noches el Sol se abrió paso entre ellas para enterarse de lo que pasaba y contárselo a Kooch cuando se escondiera tras la linea en la que se juntan el cielo y el océano. Kooch, al enterarse, prometió que quien fuese que había raptado a Teo sería castigado; si Teo esperaba un hijo, éste sería más poderoso que su padre. Xóshem, el viento, llevó las noticias a todos los rincones del mundo, incluso a la caverna de Noshtex, que al enterarse arrancó a su hijo de las entrañas de Teo y la descuartizó. Mientras el gigante asesinaba a la nube, los animales del bosque rescataron al pequeño y decidieron que debían protegerlo de su padre enviándolo a la otra tierra, más allá del mar, que Kooch había creado al caminar hacia el horizonte. Todos los animales fueron convocados para escoltar al niño; algunos se negaron, como el puma, y otros llegaron tarde como el flamenco y el ñandú, que perdió la capacidad de volar como castigo. Quien llevó al niño, llamado Elal, en su lomo justo antes de que el gigante los encontrase fue el cisne, que transportó al protegido del creador Kooch hacia la tierra salvadora de La Patagonia.


Enrique & Marina
English version

SUMMITING SIERRA DOROTEA (600 m)



Our AWASI work scheme follows an 11 x 4 base, meaning that we work 11 days and then we get 4 days off. Thos 4 days are known here as “the roll”; when you are on the roll you have two options: you can either stay at AWASI camp or you can chose to be dropped off in Puerto Natales. During our first roll we both stayed up in the camp as Marina was working very hard, she is the restaurant boss; the big dog.



But on our second roll we both got our days off and we decided to go to Puerto Natales to do some laundry and to get some fresh air, of course. Puerto Natales is the second most important city in Chilean Patagonia, just after Punta Arenas.



There’s plenty of time in four days to do fun stuff so, not only we got to meet the infamous Patagonian gale force wind, we went hiking up the summit of Sierra Dorotea. This is the little mountain range that you can see looking towards the North from Puerto Natales. The highest point is 600 m high, a little more than the Tibidabo in Barcelona. After a couple of days walking up and down the village almost always seeing Sierra Dorotea, we decided it was about time we climbed it.



When you are researching online or on the tourism information office there are always two suggestions: the cave of the milodón (a huge bear like animal from milions of years ago) and the Torres del Paine National Park. We would like to do the cave riding some bikes and we actually live by the Torres del Paine… so we found the alternative: Sierra Dorotea.



We left Puerto Natales walking along the highway 9 to Punta Arenas during about 5 km. We reached the trailhead, which is located in a private property that charges 5,000 chilean pesos (10 Canadian dollars) for crossing it. When we got there there was no one so we crossed for free.



We started climbing and after a few minutes we crossed our ways with a couple that was descending. The first thing they told us was “you are very far from the summit!”. We are quite proud of our diplomacy skills so, instead of replying with a “who asked you, prick”, we smiled and pretended that we were foreigners… which we actually are.

The hike up the summit is really pretty, ascending through native shrubs, wildflowers and even a lenga forest near the top.



Once we reached the highest point of Sierra Dorotea we were treated with an amazing panorama of the Última Esperanza fiord, the Almirante Montt gulf and, of course, the village of Puerto Natales. We walked along the ridge towards the North until the wind was so strong we had to hold hands and squat to be able to move forward without falling. We’ve never been in such strong winds.



On our way back we crossed the farmlands again but this time the owners were there, so they intercepted us and asked us for money. Quite medieval I have to say. In exchange for the entry they gave us a leaflet where they specify, among other interesting stuff, that on the way up the hill we will encounter local flora like: bushes, flowers and trees. Seriously, what is wrong with you, people.

We hitch-hiked back to Puerto Natales because we couldn’t be bothered in walking back the 5 km of highway. A couple of minutes after we stepped on the road Paula, who was coming back from Argentina, stopped and gave us a lift. What a nice old lady.



Prior to going back to our hostel we did a pit stop at Dulce Patagonia with the intention of having some chocolate brownie. We ended up having chocolate brownie, ice cream, whipped cream, chocolate chips, dulce de leche and even a couple of bonbons. It was delicious!

KOOCH AND THE CREATION OF PATAGONIA (Tehuelche myth)

Long, long time ago there was no land, no ocean, no sun, no moon… only darkness, where Kooch lived quite happy. One day he felt really lonely and sad so he started crying. He dropped so many tears that they became the ocean. When he didn’t have any more tears he stopped crying and saw the ocean he had created, he sighted and that was the first wind, called Xóshem, that blows constantly since then. The wind weakened the darkness so Kooch clapped his hands creating a spark, that became the Sun, called Xáleshen. The sun, the ocean and the wind created the clouds that started travelling the sky. The Kooch created his masterpiece: he raised from the bottom of the ocean an island where he placed all the animals. The sun shone and warmed the land, the clouds watered it and the wind helped the seeds to spread and grow. Kooch, quite happy with his creation, left walking over the ocean and land grew under his feet. Life went on peacefully until the birth of the giants, children of darkness. One giant called Noshtex kidnapped the cloud named Teo and he kept her in the darkness of his cave. All the clouds started looking for Teo and, when they couldn’t find her, their rage created thunderstorms that destroyed the land of the living. After 3 days and 3 nights the Sun managed to step through the clouds and found out what was going on, and he told Kooch. He then promised that whoever had kidnapped Teo was cursed to have a son stronger than him. Xóshem, the wind, delivered the news to every corner of the Earth, even to the giant’s cave. The giant, scared, slaughtered Teo. He was so busy killing Teo that he neglected his son, who was rescued by the animals of the forest. They decided that the only way to protect him was to take him to the other land, the one that Kooch created walking over the ocean. All the animals were summoned to escort the kid; some of them didn’t go, like the cougar, others made it late like the flamingo and the ñandú, who is a flightless bird since then. The one that took the kid, whose name was Elal, was the swan, who transported Kooch’s protégée to the saving land of Patagonia.

Enrique & Marina

domingo, 12 de noviembre de 2017

PASEOS POR LA RESERVA AWASI

Click here to read the English version


El lodge AWASI Patagonia ha creado una reserva natural de pumas, en el centro de la cual se encuentran los edificios del hotel: un edificio principal, 14 villas y el campamento de los empleados.



El esquema de trabajo que se sigue es propio de un barco, se trabajan 11 días seguidos y se descansan 4. El hotel pone a disposición de los empleados transporte constante a Puerto Natales, pero no siempre hay ganas de irse 4 días a “la ciudad”. En este primer rol (secuencia de 4 días) que tuvimos nos quedamos todos en la reserva AWASI.



Marina aquí está de jefa así que no se ha podido tomar estos días de descanso, por eso no saldrá en muchas fotos, pero ya vendrá una vez la temporada esté en marcha.



Lo que hemos hecho el grupo de amiguetes ha sido ir a caminar. Hemos ido hasta la Estancia, que serían los edificios de la explotación ganadera. Entre ir y volver y dependiendo del camino que tomes se pueden caminar alrededor de 5 horas.



Por el camino hemos visto caballos baguales, infinidad de guanacos, cóndores, águilas, ñandúes, zorros y liebres. Y siempre, las Torres del Paine al fondo.



Otra de las excursiones que hemos hecho ha sido hasta el Salto de las Chinas, que es una pequeña catarata en el río Las Chinas. Caminamos casi 7 horas y no lo encontramos, pero nos gustó la excursión. 




Salimos de AWASI y fuimos hasta “El Puesto” que era la casa del leonero, el gaucho encargado de matar pumas porque ellos matan a las ovejas. Desde “El Puesto” hay que caminar siguiendo los caminitos de guanacos hasta la Estancia de Santa Gemita, que lleva años abandonada. Todo este camino es un cementerio de guanacos, el alimento principal de los pumas. Hay casi tantos esqueletos de guanacos como animales vivos.



Pero la excursión de cabecera de aquí es la ascensión a Sierra Contreras. Es fácil y corta y se atraviesan cinco bosques de lengas, los árboles de la zona. Hemos ido ya varias veces ya que desde la falsa cima se ven las Torres del Paine y toda la pampa que nos rodea. El pequeño problema es el viento, que es tan fuerte que te tira al suelo.

DOMO Y LITUCHE (mito Mapuche)

En el principio de los tiempos sólo existía un espíritu, Ngenechén, que habitaba en el cielo. Un día que estaba aburrido decidió crear al hombre, al que llamó “hijo” por lo mucho que lo quería. Estaba tan contento con su creación que lo envió a la Tierra, pero no controló su entusiasmo y lo lanzó demasiado fuerte por lo que el hombre se golpeó al caer. La Madre, preocupada, decidió abrir una ventana en el cielo para verlo; esa ventana es Kuyén, la Luna, que desde entonces vigila el sueño de los hombres. El Padre tenía curiosidad por ver al hombre en la Tierra, por lo que abrió otra ventana en el cielo, Antú, el Sol, que alienta la vida y calienta cada día. Ngenechén vio que el hombre estaba muy solo, por lo que creó a la mujer, a la que esta vez depositó suavemente en la Tierra. La mujer empezó a caminar y con cada paso que daba crecían hierba y árboles y de su canto nacieron mariposas y animales. El primer hombre, Lituche, y la primera mujer, Domo, se encontraron, se enamoraron y construyeron su primer hogar, Ruka. Los hijos de Domo y Lituche se multiplicaron, ocupando el territorio de la cordillera de los Andes. En un momento dado hubo un gran cataclismo y las aguas del océano empezaron a subir guiadas por la serpiente Kai Kai. Para escapar del agua la cordillera de los Andes se hizo más y más alta, guiada por la culebra Tren Tren. Una vez las aguas se calmaron y volvieron a su nivel habitual los hombres y mujeres supervivientes bajaron de la cordillera a la Pampa, las llanuras. Desde entonces se les conoce como Hombres de la Tierra o Mapuches.


Enrique & Marina
English version

WALKING AROUND AWASI’S PRESERVE



The Relais & Chateaux AWASI Patagonia has created a puma (cougar) natural reserve, where the hotel buildings are basically located in the center.



We started working in mid September and we got our first days off just at the beginning of October, but instead of going to Puerto Natales, the closest village, we decided to stay in the reserve and explore the area.



Marina is the new Restaurant boss so she couldn’t take those days off. This is why she won’t appear un many pictures. But don’t worry, once the season is up and running she will be back in the blog.



Basically what the AWASI group of friends have done is going for walks. We’ve gone to the Estancia (the Ranch house), that takes about 5 hours return.



Along the way we’ve seen bagual horses (wild horses), guanacos (dead and alive), condors, eagles, ñandúes, foxes and hares. And witnessing all of it like sentinels, the Torres del Paine.



Another hike was the Salto las Chinas, that is a little waterfall on the river Las Chinas. We hiked for almost 7 hours and we didn’t find it. But we liked the outing.




We left AWASI and walked to the “Puesto”, where the leonero or cougar hunter used to live. From there we walked following guanaco trails towards the Estancia de Santa Gemita, that has been abandoned for years. All this hike is through a guanaco cemetery, or a cougar food bowl.



But the star hike here is the ascent to Sierra Contreras. It’s reasonably easy and short and you go thorugh 5 lenga forests on the way up. We’ve climbed to the false summit a few times already, the best lookout to see the Torres del Paine and all the pampa, plains, that surrounds them.

DOMO AND LITUCHE (Mapuche myth)

At the beginning of time there was only one spirit, Ngenechén, that lived in the sky. One day he was bored so he decided to create a man, and he called it “son” because he loved it very much. He was so happy with his creation that he sent it to Earth, but he was too excited and he threw him too vigorously so the man hit the ground quite hard. The Mother, worried, decided to open a window in the sky to keep an eye on the man; this window is Kuyén, the Moon, that takes care of the men’s dreams. The Father felt very curious about the whereabouts of the men in earth, so he opened another window, called Antú, the Sun, that gives life and warms the soul. Ngenechén saw that the man was too lonely, so he created the woman; this time he placed her carefully on Earth. The woman started walking and with every step she took, life was born. The furst man, Lituche, and the first woman, Domo, met and fell in love. The children of Domo and Lituche had children and multiplied, occupying the Andes Range. There was then a cataclysm and the ocean waters started to rise following the evil snake Kai Kai. To escape from the rising waters the Andes started to grow higher and higher, guided by the good snake Tren Tren. Once the waters stayed calm and went back to their original height, the men and women that had survived descended the Andes to the Pampa, the plains. Ever since they are known as the people of the land or Mapuches. 

Enrique & Marina

martes, 7 de noviembre de 2017

LOS PUEBLOS DE LA PATAGONIA

Click here to read the English version


Estas tierras tienen muchos mitos y leyendas por lo que vamos a volver a hacer lo que ya hicimos en Nueva Zelanda con los mitos maoríes. Intentaremos acabar las actualizaciones con algún mito o leyenda de los diversos pueblos que han habitado la zona. Y para contextualizar un poco hacemos esta breve entrada donde os presentamos a los tres pueblos principales de La Patagonia, dos de ellos extintos ya.

LOS SELK’NAM

Selk’nam, hombre de a pie, es el nombre que se daban a sí mismos los Onas, los habitantes de La Tierra del Fuego y parte del sur de La Patagonia. Fueron exterminados por completo a principios del siglo XX por estancieros (ganaderos a cargo de una Estancia o Rancho) de ovejas. La última Ona, Lola Keipja, murió en 1983.

LOS TEHUELCHES

A la gente original de La Patagonia se la conoce por diferentes nombres: los Mapuches les llamaron Tehuelches, que significa gente brava. Los primeros exploradores europeos les llamaron Patagones, que deriva del castellano “patones” o de pies grandes. Ellos mismos se conocían como Aonek’enk. Su situación es de completa extinción en Chile, habiendo sido vistos por última vez cazando guanacos en 1927.

LOS MAPUCHES

Los Mapuches, hombres de la tierra, son un pueblo amerindio que habitaba el sur de Chile y Argentina al que los Españoles denominaron Araucanos, por estar en la región histórica de Araucania. Los que vivían más hacia el norte estaban bajo influencia del Imperio Inca, por lo que acabaron siendo sometidos por los Conquistadores Españoles, pero los que estaban hacia el sur resistieron. A finales del siglo XIX fueron sometidos por Chile y Argentina en la Pacificación de la Araucanía y la Conquista del Desierto. Se exterminó a la mayoría, se les requisaron todas sus tierras, se encerró a los supervivientes en reservas como a animales y se eliminaron todos sus símbolos de identidad y expresión cultural. Actualmente habitan en areas urbanas donde sufren una gran discriminación racial y social, viviendo la mayoría en la pobreza y la marginación.


Enrique & Marina
English version

PATAGONIA’S FIRST NATIONS



This land has many myths and legends and that’s why we are going to do again what we did in New Zealand with the Maori cosmogony. We will try to finish each update of the blog with either a myth, a story or a legend that belongs to one of the original tribes that inhabited this area. But now, with the aim of helping you settling in where we are, we are just introducing the three main Patagonian original settlers, being two of them already extinct

THE SELK’NAM

Selk’nam, the walking man, is the name that the Ona people gave to themselves, the first inhabitants of Tierra del Fuego and the South of Patagonia. They were wiped out completely on the early XX th century by sheep estancieros (ranch owners). The last Ona, Lola Keipja, died in 1983.

THE TEHUELCHES

The first settlers of the Patagonia are known by many names but the Mapuches called them Tehuelches, that means brave people. The first European explorers called them Patagones, that comes from the Spanish “patones” or people with big feet. The Tehuelches called themselves the Aonek’enk. They are completely vanished in Chile; they were last seen hunting guanacos back in 1927.

THE MAPUCHES

The Mapuches, people from the land, are an amerindian tribe that inhabited the South of Chile and Argentina, named Araucanos by the Spaniards, because they lived in the historical region of Araucania. The ones that lived more to the North were under the influence of the Inca Empire so they became dominated by the Spanish Conquistadores. The ones that inhabited the South resisted. But at the end of the XIX th century they were dominated by Chile and Argentina during the Pacificación de la Araucanía and the Conquista del Desierto. The majority were exterminated, all their land and properties were stolen, the survivors were sent to reservations like animals and all their identity and cultural symbology was erased. Nowadays they live in urban areas where they suffer huge discrimination, both ratial and social, the majority of them living in poverty and marginality.

Enrique & Marina

jueves, 2 de noviembre de 2017

EL CHILENO



El español chileno tiene tantos modismos que los chilenos son capaces de construir una frase de 20 palabras sin ni siquiera un solo verbo… y entenderse. Pueden mantener una conversación de tres horas sin construir una sola oración. Y luego, claro está, tenemos algunas diferencias de nomenclatura. Empezamos.



Algunos modismos que hemos ido aprendiendo:

Po: Es algo que equivale, más o menos, al “pues” vasco. 
Cachai: En teoría equivale al “me entiendes?” de Belén Esteban, pero hay mucha gente que lo tiene ya como muletilla y lo utiliza casi hasta para decir hola. Yo he escuchado una frase larga con más “cachais” que preposiciones, conjunciones y verbos juntos. ¿Cachai?
Pucha: Sería nuestro “mecachis”, que en España ya sólo debe decirlo mi madre, pero aquí el “pucha” está muy extendido.



Pololo y polola: Aquí sólo se dice novio si te vas a casar con él, en caso de simplemente tener una relación estable desde hace 20 años o llevar juntos 1 mes, hay que referirse al noviete como tu pololo y a la novieta como a tu polola. Y no se ríen cuando dicen cosas como “mi polola se levanta siempre antes que yo” o “mi pololo es muy mañoso”.
Mina: A una chica guapa aquí se la llama “mina”. ¿Por qué? No he querido preguntar, po. ¿Cachai?
Weón: Esto es como decir “burro” o “imbécil”. Hay que vigilar mucho con la entonación ya que puede ser weón bueno o weón malo. “Pucha weón, esa mina es mi polola, po. ¿Cachai?” es un ejemplo de frase más o menos típica; pero la mejor que he oído es: “Qué weón más weón, weón.”
Weá: Una tontería. “Eso es una weá, po. ¿Cachai weón?”
Culeado: Así se escribe lo que todos pronuncian rápido y mal por lo que suena a “culiao”. Pero claro, una vez lo ves escrito no hace falta explicar el significado.



Bacán: Cuando algo es bueno, es bacán. ¿Cachais? Bacán, po.
Fome: Es lo opuesto a bacán. “Fui a la cafetería ¿Cachai? Y weón no había comida, po. Fome, qué weá.”
Piola: Hakuna matata. “¿Todo bien? Sí, piola.”
Carrete: A una fiesta la llaman carrete, y a ir de fiesta se le llama carretear. “Conocí a mi polola en un carrete en Santiago.”
De rol: Cuando alguien está en sus días libres se dice que está “de rol”, así que cuando estás de rol no tienes que ir disfrazado de mago, orco o elfo.



Y también están las cosas que, simplemente, se llaman diferente:

Al grifo aquí le llaman la llave.
Al suelo le llaman piso.
A la cama se le llama catre.
A un piso le llaman departamento.
A la habitación la llaman pieza.
Al coche le llaman auto.



Al papel de wáter le llaman papel confort. 
Al culo se le llama poto.
A las montañas las llaman cerros.
A un bolígrafo le llaman lápiz de pasta.
Al teléfono móvil el llaman celular.
A una furgoneta la llaman combi.
En las señales de Stop ponen “Pare”.
Los encargados de mantenimiento son los encargados de mantención.
A las encargadas de limpiar habitaciones las llaman mucamas. 



Las alubias son porotos, los guisantes son arvejas, remolacha es betarraga, aguacate es palta, melocotón es durazno, albaricoque es damasco, cacahuete es maní, zumo es jugo, dulce de leche es manjar, calabaza es zapallo camote y calabacín es zapallo italiano, maíz es choclo, palomitas son cabritas o pochoclos (esto en Argentina), vieiras son ostiones, setas son hongos y patatas son papas.
Y el mejor de todos lo dejamos para el final: a la Lotería la llaman la Polla, concretamente La Polla Chilena de la Beneficencia. Amiguetes, ya podéis llorar. 


Enrique & Marina